siguenos facebook

Las personas con diabetes mellitus tipo 1, incapaces de producir la hormona insulina, han de vigilar sus niveles de glucosa (azúcar) en sangre. La hiperglucemia crónica, consecuencia de la carencia de insulina, provoca daños nerviosos y orgánicos; la hipoglucemia, por contra, crisis convulsivas o incluso la muerte. El tratamiento de referencia consiste en un glucómetro continuo (sensor insertado bajo la piel), una bomba de insulina (dispositivo portátil y programable que administra distintos volúmenes de insulina), y mucho ensayo y error por parte del usuario, porque el glucómetro y la bomba no están conectados. Los investigadores han estado trabajando para facilitar las cosas a los pacientes e integrar y automatizar todo el proceso. El resultado final, el páncreas artificial, es un sistema que determina casi en el acto cuánta insulina precisa el cuerpo y suministra esa cantidad automáticamente.

“El páncreas artificial nos permitirá gozar de una vida casi normal hasta que haya cura”, afirma Kelly Dunkling Reilly, enfermera y educadora en diabetes que participó en calidad de paciente en un reciente estudio clínico con el páncreas iLet de Beta Bionics, empresa con sede en Boston. “Por primera vez en mis 24 años con diabetes, he practicado ejercicio cuando he querido y he atendido a mis pacientes sin el temor constante de la hipoglucemia.” Tras más de una década de desarrollo, varios modelos de páncreas artificial han iniciado las últimas fases antes de la comercialización.

En junio, el fabricante de dispositivos médicos Medtronic presentó una solicitud de autorización de precomercialización ante la Agencia Federal de Fármacos y Alimentos de EE.UU. de un “sistema en bucle cerrado híbrido”, una bomba de insulina que analiza los datos suministrados por un glucómetro continuo y ajusta automáticamente la dosis de insulina. El usuario aún tendría que indicar las dosis de insulina a la hora de comer. En mayo concluyó un estudio con 124 diabéticos que usaron el aparato de Medtronic, el cual demostró que el sistema es seguro y que el cálculo autónomo de las dosis es fiable.

A principios de año se puso en marcha uno de los mayores ensayos clínicos hasta la fecha, con 240 pacientes de EE.UU. y Europa. Dirigido por investigadores de las universidades de Virginia y Harvard, junto con un consorcio de organizaciones, el estudio pondrá a prueba la seguridad y la eficacia de un sistema que integra una bomba de insulina, un glucómetro continuo y un teléfono inteligente. Este último contiene un algoritmo que analiza los valores de la glucemia y envía órdenes a la bomba para que suministre la dosis adecuada de insulina. Se analizarán dos algoritmos distintos.

Beta Bionics está concibiendo un dispositivo que suministre tanto insulina como glucagón, la hormona que eleva los niveles de azúcar en la sangre. Con los datos aportados continuamente por el glucómetro, su algoritmo decide la hormona que hay que suministrar y en qué cantidad. “El uso de la insulina y del glucagón refuerza el control del nivel de azúcar en la sangre”, explica su presidente ejecutivo Edward Damiano. Este prevé iniciar los ensayos clínicos a mediados de 2019. Una versión provista únicamente de insulina podría recibir el visto bueno en 2018.

Fuente: investigacionyciencia.es

El Consejo de Ministros ha aprobado eliminar la diabetes como causa de exclusión para el acceso a determjinadas  oposiciones de empleo público. 

Esta medida llega después de que la Federación Española de Diabetes (FEDE), junto con otras asociaciones y federaciones de pacientes con  otras patologías que se consideraban excluyentes (celiacos, VIH, psoriasis) hayan llevado a cabo campañas de denuncia por discriminación por cuestiones de salud.

Entre otras cuestiones, denunciaban la desactualización de los cuadros médicos de exclusión para concurrir a ciertas oposiciones como las de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Además, recordaban al Ministerio de Política Territorial y Función Pública que dirige Meritxell Batet que se trata de una mera cuestión burocrática que no supone ningún incremento o partida presupuestaria.

En marzo de mismo año, el Senado acordó por unanimidad de todos los grupos una moción para la actualización de los cuadros médicos de exclusión.

 

Los nuevos casos de diabetes tipo 1 infantiles están aumentando en un 3,4 por ciento por año en toda Europa. Si esta tendencia continúa, se duplicaría en los próximos 20 años, según las conclusiones de una investigación investigación publicada en « Diabetologia».

En este trabajo, los autores coordinados por Chris Patterson, delCentro de Salud Pública de la Queen's University Belfast (Reino Unido) analizaron las tasas de incidencia por edad/sexo para el grupo de edad de 0 a 14 años con datos de 26 centros europeos (que representan a 22 países) que habían registrado a las personas recién diagnosticadas a lo largo de 25 años durante el periodo 1989-2013.

Los datos mostraron aumentos significativos en la incidencia en todos menos dos centros. Aaunque algunos hospitales de países con una elevada, incluidos Finlandia, Noruega y Reino Unido, mostraron una reducción en los últimos años, en conjunto se ha obsrvado reveló un aumento del 3,4 por ciento anual en la incidencia.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica caracterizada por la incapacidad del cuerpo de producir insulina y que suele desarrollarse en la segunda década de la vida. En la diabetes tipo 1, el páncreas no produce insulina. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa penetre en las células para suministrarles energía. Sin la insulina, hay un exceso de glucosa que permanece en la sangre.

Y si bien en las últimas décadas se han logrado avances muy significativamente que han permitido mejorar el tratamiento de la enfermedad, todavía queda muchísimo por hacer. No en vano, la esperanza de vida de los pacientes con diabetes tipo 1, si bien ha mejorado en los últimos años, sigue siendo inferior a la de la población no aquejada por la enfermedad.

Enfermedad crónica

Los autores concluyen: «El número cada vez mayor de niños diagnosticados con esta enfermedad crónica, que se asocia con aumentos de morbilidad y mortalidad de por vida, tiene implicaciones importantes para los resposnables sanitarios. El limitado éxito a la hora de identificar el origen -causas ambientales o interacciones gen-ambiente-, que eventualmente podría conducir a la prevención de enfermedades, significa que hay que seguir trabajando para mejorar la calidad de la atención para ayudar a reducir las complicaciones a largo plazo y las muertes relacionadas con la diabetes».

Para los investigadores, la clave está en mejorar el control del azúcar en la sangre que se logrará no solo con métodos más sofisticados de administración de insulina, «sino también con una mayor inversión en los servicios para brindar apoyo a equipos de atención bien entrenados y dedicados con un número suficiente para atender las crecientes necesidades de este grupo de niños y sus familias»

La Asociación Navarra de Diabetes celebra su aniversario homenajeando a sus fundadores y colaboradores.

En julio de 1983, impulsados por la doctora Mirentxu Oyarzabal y su equipo de la Unidad de Endocrinología Pediátrica del Hospital Virgen del Camino, un grupo de unas 20 familias con niños o niñas que padecían diabetes formó la Asociación de Padres de Diabéticos Infanto-Juveniles de Navarra, semilla de la Asociación Navarra de Diabetes-Nafarroako Diabetes Elkartea, con más de 600 personas en la actualidad. Treinta y cinco años después, los objetivos principales por los que se fundó son “prácticamente los mismos, porque seguimos las directrices que se dieron desde el principio, que era ayudar a todas las personas con diabetes, educación, formación e información”, sin olvidarse del campamento formativo que en sus 36 ediciones -comenzó un año antes que la asociación- “no ha habido ni una vez que se haya dejado de realizar”, explicó ayer el presidente de la entidad, Juantxo Remón, quien apuntó, al respecto, que cada año se benefician de este servicio unos 50 ó 60 niños con esta patología y sus familias.

Para celebrar esta efemérides, Anadi organizó ayer un acto en la Catedral de Pamplona en el que contaron con personas fundadoras de la asociación, como Conchi De Blas y Puy Irurzun, y rindieron un sentido homenaje al equipo sanitario que impulsó el proyecto. El evento, cuya entrada requería invitación y para el cual se llenó el aforo de 150 personas, contó con el doctor Bernat Soria, catedrático de medicina regenerativa, que repasó pasado, presente y futuro de la investigación en su charla El Camino hacia la curación de la diabetes.

Como recordó Anadi en una nota de prensa, en 1983 “un grupo de padres y madres de menores con diabetes se reunían para poner en común sus inquietudes y emprender un camino común para apoyar a los menores afectados, impulsados por la doctora Mirentxu Oyarzabal y su equipo de la Unidad de Endocrinología Pediátrica del Hospital Virgen del Camino”.

La Universidad de Zaragoza pone en marcha un estudio en el que pide colaborar a los ciudadanos a través del crowfunding.

Conseguir una mejor herramienta que permita conocer cómo funciona el riñón, entender por qué se daña y así prevenir sus principales enfermedades. Este es el objetivo de la investigación puesta en marcha por la Universidad de Zaragoza y que busca la colaboración ciudadana a través del 'crowfunding' o financiación colectiva. En el proyecto colaboran el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud y el Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón (IIS),

El investigador aragonés Ignacio Giménez, que lleva cerca de 30 años estudiando el riñón, ha reconocido este jueves la necesidad de crear una plataforma que analice cómo se comporta este órgano sin necesidad de usar animales ni pacientes. Para ello, ha señalado Giménez, se usará un modelo innovador para el estudio de la función y enfermedad renal, en el que se combina "el uso de células humanas con un ambiente que imita de manera mucho más fiel las condiciones físicas y químicas a las que están expuestas las células renales en un riñón humano".

Giménez, profesor también del Departamento de Farmacología y Fisiología de la Universidad, ha destacado que esta investigación ayudará además a comprender y buscar soluciones a los daños que algunos fármacos producen en el riñón. "El 25% de los casos de enfermedad aguda están causados por medicamentos. Algunos de los más peligrosos son los anticancerígenos, algunos antibióticos y los contrastes que se usan en radiología", precisó.

Al acto de presentación del proyecto de investigación asistieron la Asociación de pacientes de diabéticos de Zaragoza (Ade) y la de la lucha contra las enfermedades del Riñón (Alcer) que han subrayado la importancia de este tipo de investigaciones que benefician a los pacientes. Actualmente, hay cerca de 500 aragoneses en diálisis.

El proyecto ‘Microtecnologías para la prevención de la enfermedad renal’ es el octavo proyecto de 'crowfunding' puesto en marcha por la Universidad de Zaragoza y la plataforma pública Precipita. El objetivo es recabar un mínimo de 3.500 euros hasta el 3 de diciembre. Para el vicerrector de Política Científica de la Universidad de Zaragoza, Luis Miguel García Vinuesa, la institución académica tiene una función docente e investigadora, pero ha reconocido que en esta última se ha intentado "dar un salto más allá" buscando la participación ciudadana en este tipo de proyectos a través del 'crowfunding'.

IMG 4961Fuente: Heraldo.es
Asociate

Próximas Actividades

Sin eventos

Calendario actividades

Diciembre 2018
L M X J V S D
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6